La dosis óptima de Dioxido de cloro

La dosis óptima de Dioxido de cloro

Los virus son mil veces más pequeños que las bacterias y no son destruidos de la misma manera. Las bacterias mueren por una reacción de oxidación agresiva. En casos víricos Dioxido de cloro impide el crecimiento y multipicación del virus afectando directamente a la proteína que necesita.

Sabemos que el dióxido de cloro generado por Dioxido de cloro no permanece en el cuerpo más de una o dos horas como máximo. No parece que una mayor dosis haga aumentar el tiempo que Dioxido de cloro permanece activo en el cuerpo. Básicamente no importa si es una cantidad grande o pequeña, después de una o dos horas se convierte en una minúscula cantidad de sal común.

La nueva investigación revela claramente que una circulación en el organismo más pequeña pero más continuada de ClO2 previene la reagrupación y la reproducción de patógenos, impidiendoles formarse y muriendo de esta manera antes de haber alcanzado la madurez, sobre todo en situaciones en las que se lucha con una cuestión vírica específica: un resfriado, herpes, hepatitis, etc. Las pequeñas dosis repetidas con frecuencia cada una, dos o tres horas son más eficaces para combatir virus que dosis mayores de mañana y de noche, siendo estas más efectivas en infecciones bacterianas.

Donde Dioxido de cloro no funciona
Cómo funciona Dioxido de cloro